Consejos de un entrenador personal para cuidar su cuerpo

Todos somos conscientes de que el tiempo es oro, pero igual de importante es cuidar nuestro bienestar físico, porque como se suele decir: el cuerpo es un templo y debemos tratarlo como si fuera nuestra propia casa.

Hay quienes dicen quela nutrición lo hace todo, quienes se hinchan a hacer ejercicios en el gimnasio -comiendo como si no hubiera un mañana- y quienes incluso prescinden de una u otra.

Mis estudios y mi experiencia como entrenador personal me han enseñado que la nutrición vale de poco sin actividad física y viceversa. Son como piezas de un rompecabezas que encajan para el bienestar de nuestro organismo.

Dedicar tan sólo 30 minutos al día a hacer ejercicio reduce en un 50% el riesgo de síndrome metabólico, peligroso para nuestro sistema cardiovascular. Descubramos juntos qué ejercicios podemos hacer de forma independiente desde casa para evitar estancarnos en una vida sedentaria.

La formación adecuada para todos

Cada persona tiene un físico diferente y el entrenamiento atlético influye mucho en el tipo de ejercicios recomendados, pero exploremos juntos este tema.

Para los no entrenados, la forma más fácil de hacer algo de ejercicio es caminar a paso ligero, durante al menos 30 minutos al día. Alternativamente, puedes hacer tan sólo 10 minutos al día de actividad, subiendo escaleras de forma enérgica.

Los que están mejor entrenados, en cambio, pueden aumentar la intensidad de sus entrenamientos haciendo circuitos con ejercicios que impliquen a todo el cuerpo, y así activar varios grupos musculares al mismo tiempo. Un método sencillo y eficaz es el TABATA, es decir, el entrenamiento funcional en circuitos de 4 minutos (20″ de entrenamiento 10″ de recuperación), y un ejemplo podría ser éste:

Circuito nº 1

  • Saltos de tijera
  • En cuclillas
  • Montañismo
  • Flexiones de brazo

Circuito nº 2

  • Burpees
  • Tablón
  • Saltar
  • Siéntate

Circuito nº 3

  • Salto de patinador
  • Tablón
  • Estocadas de espalda
  • Abdominales invertidos

Circuito nº 4

  • Salto en cuclillas
  • Flexiones de brazo
  • Crunch
  • Siéntate

Repetir todos los circuitos dos veces te permitirá hacer un entrenamiento completo, pero recuerda: cada uno dura 4 minutos (20 minutos ON de entrenamiento y 10 minutos OFF de descanso).

Actividad física y nutrición: la combinación perfecta

Hacer ejercicio durante al menos 30 minutos al día aumenta el aporte de sangre y oxígeno a todos los tejidos y, en particular, al músculo cardiaco. También contribuye a reducir el estrés, tanto transitorio como a largo plazo, mediante la liberación de sustancias euforizantes que intervienen en la regulación del estado de ánimo: las famosas endorfinas.

Si a tu actividad física añades una dieta mediterránea -caracterizada por la combinación adecuada de frutas, verduras, cereales, pescado, grasas poliinsaturadas y un consumo reducido de carne-, tu salud te agradecerá que la cuides y seguro que te beneficiarás de ella con el tiempo.

La salud empieza en el intestino: la contribución invisible de los probióticos

Pero hablando de salud: recuerda que el bienestar empieza desde dentro, y tomando probióticos regularmente, puedes salvaguardar tu intestino -considerado como el segundo cerebro- disfrutando de sabrosos alimentos y bebidas, como el yogur o el té de Kombucha .

Evidentemente, si se llevan a cabo todas estas prácticas, es posible conseguir resultados reales para el organismo y estar bien físicamente, pero está claro que la mera ingesta de probióticos así como sólo 30 minutos de deporte, sin una nutrición adecuada no conseguirá nada.

Ten en cuenta la regla de no hay dos sin tres y dale a tu cuerpo la importancia adecuada.

Al fin y al cabo, será el vestido que lleves toda la vida.

Últimos artículos

Categorías

Compartir

Facebook
LinkedIn
Twitter

También podría interesarle...