Feta: qué es, valores nutricionales y recetas

Elverano es la estación de los almuerzos junto al mar, los picnics en la montaña y los aperitivos en la terraza. Las altas temperaturas a menudo pueden ponernos a prueba, por eso es importante favorecer una dieta sabrosa, pero también ligera e hidratante. Hay muchos platos fríos que pueden prepararse en poco tiempo y gustar a todo el mundo, y uno de los ingredientes perfectos para dar el sabor adecuado a muchas recetas es el queso feta. Aquí profundizamos en los valores nutricionales de este queso y en cómo utilizarlo en la cocina.

Qué es el feta

Cuando uno piensa en feta, su imaginación vuela directamente a las islas de Grecia. Este queso curado tradicional griego se elabora con leche de cabra y oveja y ha recibido la denominación DOP de la Unión Europea. La receta original prevé la utilización de un 20% de leche de cabra y un 80% de leche de oveja, y su coagulación da lugar a esta textura inconfundible.

Valores nutricionales del queso feta

Por sus valores nutricionales, el feta entra en la categoría de quesos bajos en grasa: 100 gramos de producto equivalen a unas 260 calorías (más o menos lo mismo que una mozzarella). Sin embargo, es un producto que debe consumirse con moderación, teniendo en cuenta sualto contenido en sal y colesterol. Una ración (50 gramos ) de queso feta puede contener hasta unos 2 gramos de sal, casi la mitad del límite diario recomendado por la Organización Mundial de la Salud (5 gramos).

Un aspecto importante es que se trata de un queso producido según un método que no implica la adición de conservantes ni aditivos. Entre las propiedades importantes a tener en cuenta se incluyen:

  • proteínas muy digestibles: se trata de un aporte proteico noble porque es rico en aminoácidos esenciales;
  • la alta concentración de vitamina B12, útil contra la anemia;
  • el contenido en probióticos, que contribuye a preservar la salud del intestino y el bienestar del organismo;
  • es una excelente fuente de calcio, para el bienestar de nuestros huesos y músculos.

Cómo se elabora el feta

El proceso de elaboración del queso feta es bastante sencillo. Tras combinar la leche de cabra y la de oveja y obtener así la primera cuajada, el producto se coloca en moldes rectangulares donde pasa el tiempo necesario para eliminar el exceso de líquido. A continuación, todos los panes se salan en la superficie y se transfieren a recipientes de madera: en esta fase comienza el proceso de maduración. Mediante el uso de una especie de salmuera, se humedece la superficie del queso: el proceso de maduración dura unos 3 meses. Al final, el queso habrá obtenido su consistencia semidura y ese sabor fuerte que da carácter a cualquier receta.

Cómo utilizar el feta en la cocina

El feta es un ingrediente versátil cuyo sabor puede utilizarse para condimentar platos delicados. Se adapta perfectamente en ensaladas mixtas con legumbres y verduras, como ingrediente de una pasta fría y para una comida en una sola cazuela con picatostes de pan integral, feta y verduras y mucho más. Otra receta muy sabrosa es el feta a la plancha acompañado de algunas hierbas: un plato rápido, nutritivo y sabroso con el que experimentar para una comida o cena rápida.

Últimos artículos

Categorías

Compartir

Facebook
LinkedIn
Twitter

También podría interesarle...