Paseos por la montaña y queso alpino: ¡ojo a la salud y ojo a la gula!

La temporada de verano ya está aquí. Desde hace unas semanas, podemos disfrutar de los primeros calores y gorjeos de los ruidosos caminantes emplumados.
Las flores son exuberantes este año y pasar tiempo al aire libre es un verdadero acto de amor hacia nosotros mismos. El suave púrpura de la glicinia, el amargor del diente de león, el aroma del ajo de oso y del algarrobo invaden pueblos y colinas, trepando por las laderas de las montañas.

Ahora que el tiempo es más agradable, es una buena idea pasar más tiempo en la naturaleza y a gran altitud, donde el aire es más limpio. Hoy hablamos de montañas y senderismo, pero también de… ¡pecados de gula!

La combinación de sabor y bienestar en pocas palabras: unas horas de caminata por senderos de montaña y un objetivo claro y nítido en la mente. El refugio. El premio. La comida que «merecíamos». Y poco importa si nos excedemos, porque se trata de una celebración sagrada en compañía de las personas que queremos. Y un festín de sabrosas y abundantes especialidades de montaña no está completo si no incluye también una degustación de quesos alpinos o de pastos de montaña. Hoy también hablaremos de ellos.

Caminar por la montaña: cómo y por qué

En el periodo posterior al bloqueo, las exploraciones y los paseos por la naturaleza se han convertido en pasiones indispensables para muchos. A primera vista, es una gran noticia, pero recordemos que hay que tener sentido común a la hora de elegir las rutas más adecuadas para nosotros, incluso en montaña.

Los beneficios de estar en la naturaleza

Caminar por la montaña es beneficioso para el organismo, sobre todo si se hace con constancia. En general, dedicar de 20 a 30 minutos a caminar dos o tres veces por semana es bueno. Se puede sacar un momento por la mañana temprano o al salir del trabajo, incluso para ordenar los pensamientos. La montaña amplifica estos efectos positivos, pero requiere más tiempo, por lo que el fin de semana es el momento ideal para levantarse temprano e ir en busca de algún lugar virgen.

Caminar por la montaña también beneficia a la calidad del aire que respiramos.
Inmersos en la naturaleza, la belleza del paisaje también es buena para nuestra mente, que se relaja mientras recuperamos el aliento y aceleramos el ritmo. El estrés disminuye, las tensiones se liberan, nos sentimos más ligeros. Un pequeño paréntesis de serenidad, en definitiva.

¿Alguna idea? He aquí otros beneficios de caminar por la montaña:

  • Reafirma y tonifica los músculos: piernas, glúteos, brazos, hombros y parte superior de la espalda, si también se utilizan bastones de trekking;
  • Escuchar: caminar por la montaña nos permite sentir nuestro cuerpo, regular la respiración y los latidos del corazón. Pero también nos hace percibir nuestro entorno: cada ruido u olor se amplifica y es un pequeño descubrimiento a cada paso;
  • Una ayuda para el corazón: caminar con regularidad ayuda a prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio y el ictus. Con un buen entrenamiento, entonces, la fatiga en las subidas se sentirá cada vez menos;
  • Control del peso: la regularidad ayuda a mantener el peso corporal bajo control, además de hacer que te sientas mejor en general.

Algunos consejos básicos

  • Sea cual sea el terreno, preste atención a laropa y el calzado. Deben adaptarse al paseo que vayas a realizar, por lo que es muy importante conocer de antemano el destino y la ruta que vas a seguir
  • Nunca vayas solo y no intentes improvisar atajos
  • Lleva siempre una mochila con suficiente comida y agua para afrontar el viaje
  • Hay que proteger la naturaleza: ¡nunca contamines el medio ambiente dejando residuos por ahí!

El consejo para quienes se acercan a la montaña por primera vez es empezar poco a poco, para que el cuerpo se acostumbre a la fatiga de los ascensos y descensos.

Vale, ¿pero adónde voy?

Una de las dudas que uno puede tener al acercarse a las montañas es: no sé ni por dónde empezar. No conozco ningún sendero, ¡o no estoy entrenado! ¿Cómo puedo orientarme? ¿De dónde tomo ejemplo? A los habituales les digo «¡Alto! No huyas!» Lo que les dejo a continuación son ideas tanto para los recién llegados como para los montañeros habituales:

Hay muchos sitios en Internet que ofrecen mapas, senderos, hojas de ruta y requisitos para recorrerlos.

Le dejo con una microselección, con la recomendación de que luego busque más específicamente sitios que traten de la región en la que vive.

  • ¿Le gustaría inspirarse conitinerarios por regiones o leer algunos reportajes de viajes? En https://camminiditalia.org/ encontrarás estas secciones y también el blog, donde hay sugerencias de itinerarios para hacer en compañía
  • En https://www.globalterramaps.com/it/in dex.html encontrará una recopilación de más de 8500 rutas de senderismo por toda Italia procedentes de las fuentes más autorizadas disponibles en el sector… Parques Nacionales, Parques Naturales, diversas oficinas del CAI (Club Alpino Italiano), APT (Agenzia Per il Turismo), asociaciones de senderismo, etc.
  • ¿Tienes Google Maps? Supongo que sí. Sin embargo, es posible que te hayas perdido una nueva función, implantada en julio de 2020, con la que podrás encontrar, entrar o seguir senderos y rutas. El proyecto se inició en colaboración con Legambiente, que seleccionó numerosas rutas cartografiadas por voluntarios en los últimos años. Prueba a echar un vistazo al sitio Google my maps y explora allí los caminos;
  • ¿Quiere construir su propio itinerario personal? En https://www.outdooractive.com/it/ puede seleccionar el punto de partida, el punto de llegada y las etapas intermedias que desea realizar. Outdooractive te proporcionará la mejor ruta marcando las diferencias de altura, los tipos de carreteras que recorrerás y el tiempo necesario para cubrir las distancias.

Quesos alpinos

¿Qué es el queso alpino?

Los quesos alpinos -o de los Alpes- son quesos elaborados con leche de vacas criadas en pastos de montaña. Aquí, los animales pastan al aire libre, desarrollan sus músculos y gozan de excelente salud. Originalmente, estos quesos sólo se producían en los pastos alpinos, pero hoy es posible elaborarlos en la llanura tras transportar la leche a las queserías.

¿Qué significa «pasto alpino»? Los pastos de montaña, también llamados pastos alpinos, son viviendas con establos que se encuentran en las montañas. De junio a septiembre se traen aquí vacas y animales a pastar.

El bienestar del que disfrutan las vacas durante su estancia en los pastos alpinos da lugar a una leche excelente, con la que se elaboran quesos excepcionales y mundialmente conocidos. Lospastos alpinos desempeñan un papel importante en la protección del paisaje y elmedio ambiente. Es la pieza central de la ruralidad en altitud, indispensable para preservar los pastos del avance del bosque.

Hablar de las propiedades nutritivas del queso alpino es muy complicado. Hay muchos tipos y cada uno tiene unas características específicas que varían enormemente. Veamos algunos ejemplos.

Ejemplos de quesos alpinos

Lombardía, Véneto y Friul: Asiago, Montasio, Bitto y Casera. Tienen notas de verduras fermentadas y se describen como amargas.

Alpes del Valle de Aosta: Fontina y Gruyère. Aquí, sin embargo, el toque de amargura no está presente.

Estacionalidad de los quesos alpinos

Es extraño hablar de quesos de temporada, ¿verdad? Sin embargo, tiene sentido. Veámoslo brevemente.

Los quesos de pastos de montaña se producen generalmente en verano. En esta época del año, los animales tienen acceso a verdes pastos, donde se alimentan libremente de una gran variedad de plantas. Esto confiere sabores y aromas característicos a los quesos que se producen.

¿Pero en invierno no producen nada? No, la producción también tiene lugar en invierno. Durante este periodo, las vacas permanecen la mayor parte del tiempo en el establo y son alimentadas con forraje. Por tanto, las características del producto final son diferentes.

¡Sin exagerar!

Los quesos alpinos tienen un interesante contenido en proteínas y minerales. Por ejemplo, el calcio nos ayuda a mantener unos huesos sanos. Muchos quesos también contienen vitaminas, como el Asiago, que tiene un buen contenido de vitaminas E y A.

A pesar de ello, recuerde siempre que los quesos alpinos son fuente de grasas saturadas, colesterol y sodio, por lo que deben consumirse con moderación.

Fuentes:
(Humanitas)

Últimos artículos

Categorías

Compartir

Facebook
LinkedIn
Twitter

También podría interesarle...