Viajar sano: 10 consejos para tu rutina de bienestar

Viajar es una de las experiencias más increíbles que puede vivir una persona, pero es importante estar preparado porque los diferentes hábitos alimentarios, los cambios de temperatura y los ritmos pueden afectar alequilibrio del organismo y comprometer las vacaciones. He aquí 10 consejos que debe seguir para mantener un estilo de vida saludable incluso cuando viaja.

Cuida tu intestino

Un intestino sano es más resistente a cualquier tipo de cambio, hábito o estrés, por eso es importante seguir unos sencillos hábitos de bienestar. He aquí algunos consejos prácticos que puede poner en práctica de inmediato:

  • tomar un suplemento probiótico todos los días en las semanas previas al viaje y durante al menos dos semanas después del regreso;
  • comer, cuando se viaja, unaamplia variedad de alimentos vegetales como frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos y semillas que aportan fibra prebiótica, prestando también atención a la higiene;
  • Hidrátate correctamente: intenta beber al menos ocho vasos de agua al día. Aumente la dosis si se encuentra en zonas especialmente calurosas o practica deporte durante las vacaciones;
  • es aconsejable reducir al máximo el estrés antes de viajar, ya que el estrés crónico es una fuente importante de disbiosis o desequilibrio de la microbiota intestinal.

Cree su propia rutina de bienestar mientras viaja

Las bacterias intestinales funcionan mejor cuando tienen una rutina diaria, incluso cuando se está de vacaciones o fuera de casa, por lo que es aconsejable seguir unos sencillos pasos:

  • Dormir 8 horas al día: obviamente, en el caso de los husos horarios puede ser más complejo, pero aun así es bueno intentarlo;
  • no olvide la actividad física, que puede consistir en una carrera, una sesión de yoga o incluso un simple paseo por la naturaleza o en un parque; – el deporte ayuda a reforzar el sistema inmunitario, reduce el estrés y también es bueno para la salud intestinal;
  • Por último, se recomienda no saltarse ninguna comida, sino seguir una jornada alimentaria compuesta por desayuno, comida y cena.

Presta atención a lo que comes

Durante un viaje, es más fácil prestar poca atención a lo que comemos porque estamos centrados en otra cosa o no queremos perdernos ningún plato típico. Darse un capricho fuera del menú está perfectamente permitido, pero no debemos descuidar nuestros hábitos de bienestar. Aquí tienes tres consejos más:

  • preste atención al consumo de comida basura, alcohol, postres y, en general, alimentos muy procesados ricos en azúcares, hidratos de carbono refinados y grasas saturadas, ya que pueden afectar negativamente a su sistema gastrointestinal;
  • evitar comer carne o pescado crudos o poco cocinados. Lo mismo ocurre con el agua sin filtrar o los cubitos de hielo;
  • Empieza el día con un yogur, una ración de fruta fresca y unos copos de cereales para asegurarte la cantidad adecuada de fibra y energía durante la primera parte de la mañana.

Últimos artículos

Categorías

Compartir

Facebook
LinkedIn
Twitter

También podría interesarle...